Estás en: Inicio > Seguridad Social > Afiliación a la seguridad social
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software

Afiliación a la seguridad social

Los sujetos que van intervenir son un sujeto en representación de un poder público que es la Tesorería General de la Seguridad Social y del otro, el sujeto afiliado, pero también intervendrá el sujeto que lleva a cabo la afiliación , que será el empresario.

A efectos de la Seguridad Social , es empresario todo aquel sujeto que tenga al menos un trabajador a su servicio. Está regulado en el R.D 84/1996 de 26 de Enero.

La inscripción de empresas consiste en registrar a empresas en la Seguridad Social

La inscripción se realiza en la Tesorería General de la Seguridad Social situada en la provincia en la que corresponda al domicilio de su empresa.

La documentación necesaria será presentar la solicitud de inscripción en un modelo oficial en el que se señale:

  • El nombre y apellidos del empresario.
  • El nombre, domicilio y actividad de la empresa.
  • El lugar y la fecha de la solicitud.
  • Firma del solicitante  

Se deberá presentar por triplicado la propuesta de asociación a una mutua y dar al menos de alta a un trabajador.

El momento en el que se llevará a cabo este acto será antes del inicio de la actividad de la empresa en el correspondiente régimen de la Seguridad Social, y la actividad comenzará cuando sea considerada empresa por la Seguridad Social, es decir, cuando contrate al primer trabajador.

Los efectos que produce la inscripción en el régimen general es que está será permanente, es decir, que persistirá mientras esa empresa se mantenga y el número de inscripción será el mismo durante todo este periodo y este es el código cuenta de cotización de la empresa .

Los trámites adicionales que debe llevar acabo la empresa en el momento de la inscripción son:

  • La empresa debe hacerse con un libro de visitas que debe ser diligenciado por la inspección trabajo y que recoge las citas de inspectores de trabajo al centro de trabajo, y sólo puede ser rellenado por él, nunca por otra persona.
  • Y además tiene que comunicarse la apertura del centro del trabajo, también en la inspección de trabajo en un modelo oficial, y los datos que se citan se refieren al propio centro. 

Esa Ley de Acompañamiento 2002 también dice que todos los documentos deben conservarse al menos 4 años desde que esos documentos pierden su valor práctico

El cese de la empresa se produce cada vez que la empresa deje de ser empresa a efectos de la Seguridad Social por un tiempo breve no hará falta comunicarlo siempre ni tampoco cuando el cese de la actividad de la empresa va a ser inferior a 12 meses.

Los elementos de la relación jurídica son:
Los sujetos :

  • Represente del poder público, en este caso la Tesorería General que reconoce la afiliación.
  • Sujeto afiliado es el que va a entrar a formar parte del sistema de la Seguridad Social, es el trabajador.
  • El empresario para todos los regímenes de trabajadores por cuenta ajena, que es el sujeto afiliante, es el obligado a llevar a cabo la afiliación de sus trabajadores y de no hacerlo se le acarrearán a él todas las consecuencias negativas que produzca.
  • Pero también existen otros sujetos que serán facultados , que pueden llevar a cabo la afiliación , según el R.D 84/1996, que será el propio trabajador que tendrá derecho a solicitar su afiliación en caso de incumplimiento del empresario y también la propia Tesorería, que lo realizará de oficio, y que además procederá a sancionar al empresario por incumplimiento.

 
El objeto que se persigue es incorporar a un trabajador al sistema de la Seguridad Social, según el art. 6 del R.D 84/1996 lo define como “ acto administrativo según el que sujeto queda incluido en el sistema de la Seguridad Social, con carácter vitalicio , obligatorio, general, exclusivo.

De esta definición se pueden extraer conceptos que necesitan una breve explicación como son:
Acto administrativo: Se extrae porque lo realiza una entidad administrativa, la Tesorería, que actuará según la reglamentación de funcionamiento administrativo, pero presenta una especialidad y es que la jurisdicción a la que se debe reclamar es la jurisdicción de lo social y no la de lo contencioso- administrativo, que es a la que se reclama para todo acto administrativo.
Obligatorio: El empresario está obligado a afiliar a un trabajador cuando éste reúna los requisitos necesarios para estar incluido a la Seguridad Social.
Vitalicio: Se produce una única vez en la vida de un trabajador, el número que se le otorgue será permanente.
General: Cuando un trabajador es afiliado, lo es a todo el sistema de Seguridad Social, y no a un régimen u a otro, aunque luego ya se encuadre en un régimen especial determinado o en el general.
Exclusivo: Porque una vez la persona entra en el sistema de la Seguridad Social, no puede ser obligado por esa misma actividad a estar incluido en otro sistema de previsión obligatorio.

El procedimiento que se llevará a cabo se encuentra recogido en el art. 27 del R.D 84/1996 de 26 de Enero y consta de dos fases:

1º Fase: La Solicitud; El empresario, el 1º obligado deberá presentarlo a la dirección provincial de la Tesorería General de la misma provincia, en que esté domiciliada la empresa en la que preste sus servicios el trabajador, y deberá hacerlo con anterioridad a la iniciación de la prestación de los servicios por cuenta ajena del trabajador o excepcionalmente en contrataciones especiales, de última hora, una contratación inmediata y en un día inhábil son algunos de los casos en los que se podrá presentar la solicitud después de iniciada la actividad y deberá hacerse al siguiente día hábil.

La Documentación necesaria será:

  • La solicitud deberá presentarse en modelo oficial (A1), rellenando los datos que solicita.
  • Una copia del DNI del trabajador.
  • Una solicitud de alta del trabajador en un régimen ( porque claro, es la primera afiliación y está se hace en el primer trabajo, y como va a trabajar en algo, hay que determinar e incluirle en el régimen correspondiente.   

 

A cambio el funcionario nos entregará una copia-resguardo de la solicitud de afiliación y de alta.

2º Fase: Reconocimiento; Es un acto administrativo de la Tesorería declarando la existencia de esa afiliación que hace mediante la inscripción el Registro de afiliados de la Seguridad Social , otorgando un número de afiliación al trabajador, número que será también su número de la Seguridad Social que identifica al sujeto frente a la Seguridad Social cuando éste tiene algún tipo de relación con la Seguridad Social, bien porque es afiliado o beneficiario de alguna prestación de dicha entidad.

En este último caso cuando es o era beneficiario si alguna vez se afilia a la Seguridad Social se le dará el mismo número que tenía como beneficiario

3. Altas y situaciones asimiladas al alta; el convenio especial con la Seguridad Social.

Es un acto administrativo, además del más significativo que implica la incorporación de un trabajador a un determinado régimen de la Seguridad Social y además se caracteriza por estar constituido por actos múltiples,  ser un acto obligatorio, ser particular , no ser un acto excluyente. La alta es:

Actos múltiples: Porque se pueden repetir varias veces durante la vida del trabajador.

Obligatorio: El empresario está obligado a dar de alta a un trabajador cuando éste reúna los requisitos para estar incluido en un régimen de la Seguridad Social.
Particular: Porque se da de alta en un régimen determinado de la Seguridad Social y no en todo el sistema.

Al igual que para la afiliación y pese a ser un acto administrativo, en caso de impugnación del alta, se acudirá a la Jurisdicción de lo social o no a lo contencioso- administrativo.

El procedimiento al igual que en la afiliación consta de 2 fases:

1ª Fase. Solicitud: El empresario es el sujeto responsable de realizar el alta del trabajador; en caso de que el empresario no cumpla, como sujetos facultados están los trabajadores y la Tesorería. Deberá presentarlo a la Tesorería en modelo oficial antes del inicio de la prestación de servicios para el trabajador, adjuntando una solicitud de alta correctamente completada, más fotocopia del DNI, en caso de que el sujeto aún no esté afiliado a la Seguridad Social , o fotocopia del documento de afiliación de la Seguridad Social si lo estuviera, además de las firmas del trabajador y empresario.

2ª Fase. Reconocimiento: Si todo lo presentado está en regla, la Tesorería reconocerá el alta de ese trabajador y entregará un diligencia al empresario que debe conservarlo , así como todos esos documentos, al menos 4 años.

Existen varios tipos de alta y estos son:

Alta real: Aquella que se produce cuando un trabajador reúne los requisitos para ser incluido o dado de alta en un régimen de la Seguridad Social, el empresario lo solicita y la Seguridad Social lo reconocer
Puede que se produzca:

  • Pluriempleo: Implica que el trabajador se encuentra prestando servicios para dos o más empresas de forma simultánea por cuenta ajena.
  • Pluriactividad: Implica que el trabajador se encuentra dado de alta en varios regímenes de la Seguridad Social.

Alta presunta: El trabajador cumple los requisitos para estar dado de alta pero el empresario no ha cumplido con la obligación de solicitarlo; la ley presume que el trabajador está dado de alta pero sólo a efectos de determinadas prestaciones que son:

  • Prestación por desempleo.
  • Prestaciones motivadas por riesgo profesional
  • Prestación de asistencia sanitaria motivada por riesgo común.

Necesita demostrarse que el trabajador reúne las condiciones para acceder a un régimen de la Seguridad Social, que está prestando sus servicios para un empresario y que éste ha incumplido la obligación de darlo de alta.

Alta asimilada o situación asimilada al alta: El trabajador ha dejado de estar dado de alta realmente pero está en una situación que la ley considera que sigue estando de alta para determinar prestaciones. Se considera en situación asimilada al alta cuando se encuentre en las siguientes situaciones:

  • Situación legal de desempleo total y subsidiado, que están recibiendo la prestación por desempleo, siempre que se mantenga como inscrito en la oficina de empleo.
  • Excedencia forzosa.
  • Excedencia para el cuidado de hijos con derecho a reserva del puesto.
  • Traslado del trabajador fuera de España
  • Periodos de inactividad entre trabajos de temporada.
  • Periodos de prisión por los supuestos de la ley 46/1977.
  • Trabajadores que no están de alta ni en otra situación asimilada tras prestar sus servicios en un puesto con riesgo de enfermedad profesional, y sólo si se le declara una incapacidad permanente por ese trabajo.
  • Artistas y profesionales taurinos que no trabajan durante todo el año, solo en su temporada se les considera en alta por todos aquellos día de año en que no trabajen y coticen.
  • Trabajadores que causan baja en un régimen determinado de la Seguridad Social, si trabajo al menos 90 días en el año anterior, contarán con la prestación de asistencia sanitaria.
  • Trabajadores despedidos que estén pendientes de la resolución de la jurisdicción laboral como procedente, improcedente o nulo, contarán con la asistencia sanitaria hasta que salda sentencia.
  • Trabajadores autónomos que causen bajen en el RETA, estarán en situación asimilada al alta durante los 90 días siguientes al último día del mes en que se produzca dicha baja.
  • Personas que reciban ayudas de fomento del cese anticipado de la actividad agraria, durante el tiempo que las reciban estarán en situación asimilada al alta.
  • Todas aquellas que determinen el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.     
  •  Trabajadores que han suscrito convenios especiales con la Seguridad Social. Se define como el acuerdo firmado por la Tesorería General y por un trabajador o un ex trabajador que ha estado dado de alta en algún régimen de la Seguridad Social pero que ha causado baja y tiene como objeto que dicha persona esté en situación asimilada al alta para determinar las prestaciones y que siga cotizando por esas prestaciones que son:
  • Asistencia sanitaria
  • Jubilación
  • Pensiones de incapacidad permanente y prestaciones por muerte y supervivencia si son motivadas por riesgos comunes.

 

Los requisitos para suscribirlo son:

1º El sujeto debe estar en una de las situaciones permitan acceder a suscribirlo:

  • Trabajadores que causen baja en algún régimen de la Seguridad Social y que no estén comprendidos en ningún otro.
  • Personas que reciban prestación por Incapacidad permanente total para su profesión habitual y cesan en la otra actividad que estaba realizando, pueden suscribir convenio especial.
  • Pensionistas declarados capaces o inválidos pero parciales por expediente de revisión por mejoría y pensionistas de jubilación e incapacidad permanente que se les anulen su prestación.
  • Trabajadores que hayan causado baja en correspondiente régimen para solicitar una determinada pensión y está no les sea concedida.
  • Personas que estén en I.T por más de 18 mese se les concede un plazo de 12 meses más antes de que se les declare incapacidad permanente, pero en ese año prorrogado, la empresa le ha dado de baja y no cotiza por él, con lo que puede suscribir un convenio especial.

2º Solicitarlo a la Tesorería en plazo de 90 días naturales desde que se produce la circunstancia que motiva la suscripción a un convenio especial.

3º Tener cotizados al menos 1080 días en los últimos 7 años en la Seguridad Social.
 
Si el suscriptor del convenio sólo es un ex trabajador, el tipo que pagará será el general, el 28,3% si lo suscribe él con el empresario, éste pagará un 23,6% y el trabajador un 4,7,%.
 
Los efectos los producirá de acuerdo a que el suscriptor puede optar porque el convenio produzca efectos desde la solicitud del mismo o desde la fecha en que se produjeron las causas que suscitaron el convenio especial. La más normal es ésta última para impedir que esos días queden descubiertos.

Existen una serie de convenios especiales, como el que pueden suscribir las personas mayores de 52 años perceptores del subsidio de desempleo para mayores de 52 años, con derecho a cotización por contingencias de jubilación.
El subsidio dura hasta que la persona alcance los 65 años o se jubile.

El INEM cotiza por el trabajador para la contingencia por jubilación, como si siguiera trabajando aunque solo por la base mínima

Existen otra serie de convenios especiales que son:

  • Trabajadores en situación de huelga o cierre patronal por lo días que dure esta situación.
  • Trabajadores contratados a tiempo parcial para cotizar lo suficiente para llegar a la base mínima.
  • Trabajadores que reduzcan su jornada para el cuidado de un menor, minusválido o pariente dependiente, para mantener sus bases de cotización pese a trabajar menos.

4. Bajas y variaciones de datos.

Las bajas también son actos administrativos, múltiples y particulares pero se diferencia de las altas en que en estos casos el sujeto deja de estar incluido dentro del campo de aplicación de un régimen determinado de la Seguridad Social.

El procedimiento consta de 2 fases: La solicitud que debe presentarla el empresario en el momento en que deja de prestar sus servicios el trabajador, con un plazo de 6 días naturales desde el día de la baja, y de no presentarla, al empresario le seguirán cobrando la cotización por ese trabajador; ante la Tesorería, mediante el mismo parte de alta y la firma sólo del empresario y por último la fase de reconocimiento de la Tesorería.

La variación de datos se define como la alteración en los datos facilitados del trabajador al realizarse su alta o afiliación; debe comunicarse a la Tesorería para que lo notifique y también con un plazo de 6 días naturales desde el día del conocimiento de la variación.  

Respecto al RETA existen matizaciones en lo que se refiere a su afiliación, etc, en este caso el responsable de la afiliación es el propio trabajador y también de solicitar los actos relacionados con ella, las altas y bajas, y esto es porque, a diferencia del régimen general, no existe un 3º sujeto, afiliante que lleve a cabo la afiliación.

Los plazos de afiliación y de alta son de 30 días naturales desde el inicio de su actividad en la empresa para comunicar su alta y afiliación a la Tesorería.

Los efectos del alta y de la baja se producirán en el caso del alta desde el día 1º del mes que se fija como fecha de inicio de la actividad y la baja desde el día 1º del mes siguiente al fijado como cese de la actividad.

En este régimen no existe el alta presunta.  

El REA se distingue entre los trabajadores por cuenta propia y por cuenta ajena.
A. Trabajadores por cuenta ajena: Los sujetos responsables de la afiliación como en el régimen general serán los empresarios pero para la baja serán los propios trabajadores por cuenta ajena.

Los plazos de afiliación y de alta serán de 6 días desde el comienzo de la actividad para comunicarlo a la Tesorería y 6 días para la baja tras el cese.

No existe el alta presunta.

B. Trabajadores por cuenta propia: Tanto las altas como las bajas son responsabilidad del propio trabajador, en los mismos plazos que los trabajadores por cuenta ajena y los efectos tendrán lugar en el mismo momento que en para los miembros del régimen general.

No existe el alta presunta.

En el régimen especial de empleados de hogar existen matizaciones sobre quien es el responsable de solicitar la afiliación y el alta.

  • Empleados que prestan sus servicios de forma exclusiva y permanente, será el empresario el responsable del ingreso de las cuotas, de presentar la solicitud de afiliación, de alta y de baja.
  • Empleados que prestan sus servicios a tiempo parcial y se entiende por servicios prestados en un tiempo inferior a 80 horas al mes y a lo que establezca el ministerio de trabajo.

Los plazos de afiliación, de alta y de baja son 6 días desde el inicio o cese de la actividad respectivamente.

 

 


©2004 Elergonomista.com