Estás en: Inicio > Cromatografía en capa fina
 
Contenido
Espectroscopía. Intro
Espectroscopía atómica
Fotometría de llama
Emisión atómica
Emisión de plasma
Absorción atómica
Fluorescencia molecular
Métodos electroquímicos


 


Cromatografía en capa fina

 

Igual que la realizada en papel, la cromatografía en capa fina se basa en la distribución en dos fases, la estacionaria, compuesta por una capa de hidratación y la móvil, que se trata de un solvente orgánico. La única novedad radica en el soporte, ya que no es una hoja de papel, sino una capa de 0,1 a 1 mm de óxido de silícico o celulosa, apoyada en un subsoporte de cristal.
La capa se aplica manualmente mediante un aparato que deja una ranura regable por la que sale la pasta denominada Silicagen, este aparato la vamos deslizando por la placa a velocidad constante para conseguir la textura deseada, no hay que decir que a mayor velocidad menor grosor de la capa. Siempre se realiza de forma ascendente, principalmente por que el soporte es rígido. La cromatografía en capa fina aguanta tratamientos de visualización mucho más potentes debido al subsoporte y que es más rápida, pudiendo terminar la corrida en una media hora.
Una vez realizada la cromatografía, hay que identificar el compuesto. Al igual que en la electroforesis escogemos la distancia recorrida desde el origen, pero esta distancia depende del tiempo, además de otros factores y, por lo tanto está muy en función de las condiciones experimentales. Si la relacionamos con otra, todas las variables se anularían, diferenciándose sólo en la en la distancia recorrida en la cromatografía y, por tanto, en la diferente naturaleza de los componentes.

Una vez caracterizado el parámetro, medimos con una regla y efectuar la relación con otro dato, hay que seguir unos pasos para poder identificar el componente separado:
Formar tablas: donde hay que tener en cuenta la naturaleza de las fases para una correcta tabulación.
Patrones conocidos: comparar con otras muestras patrón ya conocidas.
Reacciones específicas o colorantes: Podemos identificar compuestos mediante reacciones específicas de los mismos.
El papel, puede dar problemas de resolución, debido a su propia naturaleza, hay que establecer variaciones a ella:
Cambiar la fase móvil: probar diferentes solventes para comprobar cual resuelve mejor la cromatografía.
Cromatografías bidimensionales: correr la cromatografía en un sentido y, una vez terminado cambiar el solvente y realizar la cromatografía con el sentido girado 90º. Es importante el cambio de solvente, ya que si no esteraríamos realizando una cromatografía diagonal.

Podemos realizar cromatografías bidimensionales con distinto principio realizando una cromatografía primero y una electroforesis como segunda dimensión. De este modo tendríamos un principio de reparto y uno de carga; aunque hay que recordar que en cromatografía en papel y en capa fina el reparto se une a la adsorción.

©2005 Elergonomista.com