Estás en: Inicio > Empleo - Trabajo > Trabajo >Jornada de trabajo
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


Jornada de trabajo

Es el tiempo que el trabajador dedica a la ejecución de la actividad laboral, debida por el contrato de trabajo. En realidad, el trabajador se obliga, por el contrato, más que a un tiempo de actividad, a realizar su prestación durante cierto tiempo.
La limitación de la jornada de trabajo, halla eco en nuestro texto constitucional de 1978, y establece que los poderes públicos garantizarán el descanso necesario, mediante la limitación de la jornada laboral.
Para el ETT la duración de la jornada de trabajo, será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo.
La duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo será de 40 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual.
El ETT establece un primer criterio general: jornada ordinaria o normal de trabajo, es la que se haya pactado individual o colectivamente: no fija legalmente la duración máxima de esta jornada ordinaria, que bajo ningún concepto, puede exceder de las 40 horas semanales de trabajo efectivo, de promedio en cómputo anual.
La jornada legal será también, y al mismo tiempo, jornada ordinaria de trabajo, en defecto de pacto individual o colectivo.
El tiempo de trabajo se computará de modo que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria, el trabajador se encuentre en su centro de trabajo.
El módulo que se toma como base para fijar la duración del tiempo de trabajo es la semana.
Mediante convenio colectivo, o en su defecto, por acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se podrá establecer una distribución irregular de la jornada a lo largo del año. Dicha distribución deberá respetar, en todo caso, los períodos mínimos de descanso diario y semanal, previstos en esta Ley.
El cómputo anual de la jornada deja un amplio margen al empresario para la distribución y ordenación del tiempo de trabajo, pero la distribución no uniforme o irregular se condiciona a que así se establezca en convenio o pacto colectivo y a que se respeten en todo caso los períodos mínimos de descanso diario y semanal:
El período mínimo de descanso diario es de 12 horas.
El período mínimo de descanso semanal es de día y medio ininterrumpido.
A la vista de la total regulación estatutaria, la jornada anual o jornada en cómputo anual está sometida a las siguientes limitaciones de carácter general:
Que la jornada anual ordinaria no sobrepase los límites máximos de las horas fijadas semanalmente.
Que las horas ordinarias de trabajo efectivo no sean superiores a 9 diarias.
Que siempre y en todo caso entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente, medien, como mínimo, 12 horas.
Que se respete el período mínimo de descanso semanal de día y medio ininterrumpido, acumulable por períodos de hasta 14 días.
Que se observen, finalmente, las normas especiales de jornada para trabajadores menores de 18 años, que no podrán realizar más de 8 horas de trabajo efectivo, incluyendo, en su caso, el tiempo dedicado a la formación, y si trabajasen para varios empleadores, las horas trabajadas para cada uno de ellos.
La distribución del tiempo de trabajo se refleja en el Calendario Laboral, que anualmente se elaborará por la empresa, debiendo exponerse un ejemplar del mismo en lugar visible de cada centro de trabajo.

CLASES DE JORNADA

Cabe hablar de una jornada ordinaria o normal de trabajo y de unas jornadas de trabajo especiales.
El Gobierno, a propuesta del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y previa consulta a las organizaciones sindicales y empresariales mas representativas, podrá establecer ampliaciones o limitaciones en la ordenación y duración de las jornadas de trabajo y de los descansos para aquellos sectores y trabajadores que por sus peculiaridades así lo requieran.
Como modalidades de jornadas de trabajo y frente a las jornadas especiales, hemos de considerar la jornada partida y la jornada continuada.
Cualquier descanso intermedio entre las dos partes de la jornada, siempre que sea de duración razonable, permite calificar ahora la jornada como partida.
Siempre que la duración de la jornada diaria continuada exceda de 6 horas, deberá establecerse un período de descanso durante la misma, de duración no inferior a 15 minutos.
Es jornada continuada toda jornada cuya distribución del tiempo de trabajo suponga trabajar sin interrupción más de 6 horas al día, y sin que ello signifique el final de la jornada de trabajo.
Se dan reglas especiales para los trabajadores menores de 18 años. Para éstos la jornada continuada diaria no podrá exceder de 4 horas y media, y el período de descanso tendrá una duración mínima de 30 minutos.
La jornada nocturna: Se considera, a efectos legales, trabajo nocturno el realizado entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana.
El trabajo nocturno se convierte en una jornada especial de trabajo, desvinculado de las jornadas ordinarias.
El trabajo nocturno se considera como un trabajo nocivo para la salud del trabajador por lo que se rodea de especiales precauciones.
Son prescripciones de su régimen especial:
Se considera trabajador nocturno a aquél que realice normalmente, en período nocturno, una parte no inferior a 3 horas de su jornada diaria de trabajo, así como aquél que se prevea que puede realizar en tal período una parte no inferior a un tercio de su jornada de trabajo anual.
El empresario que recurra regularmente a la realización de trabajo nocturno, deberá informar de ello a la autoridad laboral.
La jornada de trabajo de los trabajadores nocturnos no podrá exceder de 8 horas diarias de promedio, en un período de referencia de 15 días.
El trabajador nocturno no podrá realizar horas extraordinarias.
El trabajo nocturno tendrá una compensación específica, que se determinará en la contratación colectiva, salvo que el salario se haya establecido atendiendo a que el trabajo sea nocturno por su propia naturaleza, o se haya acordado la compensación de este trabajo con descansos.
Se completa el régimen jurídico de esta clase de trabajos con medidas de seguridad e higiene.
Deberán gozar, en todo momento, de un nivel de protección en materia de salud y seguridad adaptada a la naturaleza de su trabajo, incluyendo unos servicios de protección y prevención apropiados, y equivalentes a los de los restantes trabajadores de la empresa.
Dispondrán de una evaluación gratuita de salud, antes de su afectación al trabajo nocturno, y posteriormente a intervalos regulares.
De reconocerse problemas de salud, ligados al hecho de su trabajo nocturno, tendrán derecho a ser destinados a un puesto de trabajo diurno que exista en la empresa y para el que sean profesionalmente aptos, cambio de puesto de trabajo que se llevará a cabo de conformidad con las reglas de movilidad funcional y de modificación de condiciones sustanciales de trabajo.

JORNADAS DE TRABAJO ESPECIALES

Junto a la jornada ordinaria o común, existen jornadas de trabajo especiales, que gozan de un régimen jurídico especial.
Distingue el Reglamento dos clases de jornadas especiales, según que impliquen ampliaciones del tiempo de trabajo, respecto de la jornada ordinaria, o bien reducciones de la misma. Podemos hablar de jornadas especiales ampliadas y jornadas especiales reducidas.
Jornadas de trabajo ampliadas: El Gobierno podrá establecer ampliaciones o limitaciones en la ordenación y duración de la jornada de trabajo para aquellos sectores y trabajos, que, por sus peculiaridades así lo requieran.
Se contemplan hasta 14 supuestos de ampliaciones de jornada, que tienen como características comunes:
La reducción del descanso mínimo entre jornada y jornada, hasta 10 horas, compensándose la diferencia hasta las 12 horas establecidas con carácter general en el ETT, por períodos de hasta 4 semanas.
La reducción del descanso mínimo semanal de día y medio ininterrumpido a un sólo día, acumulándose, por períodos de hasta 4 semanas, el medio día restante o separarse respecto del correspondiente día completo para su disfrute en otro día de la semana.
Distingue el Reglamento, para muchas de estas jornadas ampliadas, entre tiempo de trabajo efectivo y tiempo de presencia o espera. Las horas de presencia no computarán a efectos de la duración máxima de horas extraordinarias, pero deberán compensarse, bien con períodos equivalentes de descanso retribuido, o se abonarán en cuantía no inferior a la hora ordinaria.
Se deja, en todo caso, mucho margen a la contratación colectiva y acuerdos colectivos, para determinar aspectos concretos de la distribución del tiempo de trabajo, que deberá respetar los mínimos de derecho necesario y no cabe olvidar que algunos aspectos de esta distribución del tiempo de trabajo, tiene carácter de normativa de seguridad e higiene, y que la normativa de esta naturaleza es derecho necesario, mínimo, indisponible.
Se regulan, como jornadas especiales ampliadas, en concreto:
El tiempo de trabajo y descansos de los empleados de fincas urbanas con plena dedicación, cuya jornada estará comprendida entre las horas de apertura y cierre de los portales que dispongan las respectivas Ordenanzas Municipales. Estos trabajadores deberán disfrutar cada día de trabajo y durante las horas de servicio de uno o varios períodos de descanso, generalmente a acordar con el titular del inmueble, de modo que el tiempo de trabajo efectivo no exceda de la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo establecida con carácter general en el art. 34 del ETT. Deberán disfrutar de un descanso mínimo de 10 horas consecutivas entre jornadas y podrá acumularse el medio día de descanso semanal, en períodos de hasta 4 semanas o separarse respecto del correspondiente al día completo; para su disfrute en otro día de la semana.
Tiempo de trabajo y descanso en labores agrícolas, forestales y pecuarias. Podrá ampliarse la jornada de estos trabajadores por circunstancias estacionales hasta un máximo de 20 horas semanales, sin que la jornada diaria pueda exceder de 12 horas. Deberán disfrutar de un descanso mínimo entre jornadas de 10 horas consecutivas.
En las actividades de comercio y hostelería no hay, en rigor, ampliación de jornada, que es la establecida con carácter general, sino un régimen de descanso semanal y entre jornadas, especial. La acumulación del medio día de descanso semanal puede desplazarse hasta un máximo de 4 meses, por convenio o acuerdo colectivo, en lugar de 4 semanas, como también se puede acordar reducir a 10 horas el descanso entre jornadas.
Al regular el tiempo de trabajo en la actividad de transporte, distingue el Reglamento entre transporte por carretera, transportes urbanos, transporte ferroviario y transporte aéreo.
Tienen todas estas modalidades de trabajo, una serie de normas de común aplicación, para deslindar el tiempo de trabajo efectivo y el tiempo de presencia o espera, forma de prestación del trabajo característica de estos sectores y actividades.
Se considera de presencia, para distinguirlo del trabajo efectivo, a aquel en que el trabajador se encuentre a disposición del empresario, sin prestar trabajo efectivo, por razones de espera, expectativas, servicios de guardia, viajes sin servicio, averías, comidas en ruta u otras similares.
Sólo al tiempo de trabajo efectivo es de aplicación, en estos casos la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo y los límites establecidos para las horas extraordinarias en el ETT.
En todo caso, los trabajadores no podrán realizar una jornada ordinaria de trabajo efectivo total superior a 12 horas, incluidas, en su caso, las horas extraordinarias.
Los tiempos de presencia no podrán exceder, en ningún caso de 20 horas semanales de promedio en un período de referencia de un mes y deberán compensarse, bien con períodos equivalentes de descanso retribuido; bien abonarse en cuantía no inferior a la correspondiente a las horas ordinarias.
Ningún trabajador de transporte por carretera podrá conducir, de manera ininterrumpida más de 4 horas y media sin hacer una pausa; la duración mínima de la pausa será de 45 minutos, pudiendo fraccionarse en interrupciones de, al menos, 15 minutos cada una, a lo largo de cada período de interrupción. El tiempo total de conducción no deberá exceder de 10 horas.
Para el trabajo en el mar, los trabajadores tendrán derecho a un descanso mínimo de 8 horas en la marina mercante y de 6 horas en la de pesca, entre el final de una jornada y el comienzo de la siguiente. Se considerará tiempo de descanso en el mar aquél en que el personal esté libre de todo servicio.
En empresas que realicen actividades en régimen de turnos, se podrá acumular por períodos de hasta 4 semanas, el medio día de descanso semanal previsto y se podrá reducir a 7 horas el descanso mínimo entre jornadas solamente en el día que se haya de cambiar el turno de trabajo.
Tradicional es la ampliación de jornada de los trabajadores, que realizan trabajos de puesta en marcha y cierre de los demás cuya jornada ordinaria podrá ampliarse por el tiempo estrictamente necesario, con respeto, en todo caso de los períodos de descanso entre jornadas y semanal establecidos con carácter general.
Para trabajos en condiciones especiales de aislamiento y lejanía, por razones de alejamiento entre el lugar de trabajo y la residencia del trabajador o aislamiento del centro de trabajo, por razones de emplazamiento o climatología, los descansos entre jornadas y semanal pueden computarse por períodos que no excedan de 8 semanas. Se respetará en todo caso, un descanso entre jornadas de 10 horas.
Los trabajos en actividades con jornadas fraccionadas en el sector de servicios, considerándose tales aquellas que, no excediendo en su duración total de la jornada ordinaria pactada, deban, por su propia naturaleza extenderse de forma discontinua a lo largo de un período de tiempo superior a 12 horas, de forma que no sea posible el disfrute por el trabajador que las realiza de un descanso ininterrumpido de 12 horas entre el fin de una jornada y el comienzo de la siguiente. El descanso mínimo, en este supuesto, entre jornadas, es de 9 horas.
Jornadas de trabajo reducidas: 5 supuestos de reducciones del tiempo de trabajo: Trabajos con riesgos ambientales; determinados trabajos en el campo; trabajos de interior en minas; trabajos subterráneos; trabajos en cámaras frigoríficas y de congelación.
En la regulación de las jornadas especiales reducidas, subyace, en contraposición con las jornadas especiales ampliadas, razones de protección de la salud de los trabajadores.
Trabajos expuestos a riesgos ambientales: Las circunstancias de penosidad, toxicidad, peligrosidad o insalubridad en que se prestan esta clase de trabajos, son los factores determinantes de las limitaciones del tiempo de trabajo en los ahora llamados trabajos expuestos a riesgos ambientales.
La regulación especial de esta clase de trabajos se resuelve a los siguientes puntos básicos:
Deberá limitarse o reducirse la exposición del trabajador a riesgos ambientales especialmente nocivos, en aquellos casos en que, pese a la observancia de la normativa legal aplicable, la realización de la jornada ordinaria de trabajo entrañe un riesgo especial para la salud de los trabajadores, debido a la existencia de circunstancias excepcionales de penosidad, peligrosidad, insalubridad o toxicidad, y ha de entenderse que cualquiera que sea la empresa, centro de trabajo o puesto de trabajo en que estas circunstancias se presenten.
La consecuencia derivada del supuesto anterior es la obligada limitación o reducción de los tiempos de exposición al riesgo especial.
Cuantificada la limitación o reducción por los procedimientos legalmente previstos: Convenio Colectivo, acuerdo de la empresa y los trabajadores o sus representantes, o Resolución de la Autoridad Laboral, se circunscribirá la limitación o reducción a los puestos de trabajo, lugares o secciones en que se concrete el riesgo y por el tiempo en que subsista la causa que la motiva. La reducción del tiempo de trabajo o exposición, no implica reducción del salario de los trabajadores afectados.
Limitaciones de jornada en el trabajo en el campo: En faenas que exijan para su realización extraordinario esfuerzo físico o de excepcional penosidad, derivado de condiciones anormales de temperatura o humedad, la jornada de trabajo ordinaria no podrá exceder de 6 horas y 20 minutos diarios y 38 semanales de trabajo efectivo.
Si las faenas agrícolas - pecuarias se han de realizar teniendo el trabajador los pies en agua o fango, y en los de cava abierta, la jornada ordinaria no excederá de 6 horas diarias y 36 semanales de trabajo efectivo.
Limitaciones de jornada en trabajos de interior de minas: El principio general es que la duración de la jornada de trabajo en trabajos de interior en las minas será de 35 horas de trabajo efectivo, computándose el inicio de la jornada desde la entrada de los primeros trabajadores en el pozo o galería, y concluyéndose con la llegada de los primeros que salgan.
Esta jornada de trabajo de subterráneo se verá reducida a 6 horas diarias, cuando concurran circunstancias de especial penosidad, derivadas de anormales condiciones de temperatura o humedad o de la posición inhabitual del cuerpo del trabajador.
Si para realizar el trabajo de interior, el trabajador ha de permanecer completamente mojado, la jornada se reduce a 5 horas diarias, como máximo.
Si las circunstancias de penosidad o peligrosidad son extremadas y continuadas, la jornada puede reducirse aún más, por resolución de la Administración de Minas, de no haber acuerdo en el seno del Comité de Seguridad y Salud.
Los trabajadores de interior tendrán derecho a un descanso semanal de 2 días y no podrán realizar horas extraordinarias, salvo para supuestos de reparación o prevención de siniestros u otros daños extraordinarios y urgentes.
Limitaciones de jornada en trabajos de construcción y obras públicas: Sin que constituya actividad minera, en los trabajos de construcción y obras públicas caben también trabajos subterráneos. Son de aplicación a esta clase de trabajos subterráneos exactamente las mismas limitaciones de jornada, que se establecen para trabajos de interior en la mina.
Para trabajos en los denominados cajones de aire comprimido, se mantienen las limitaciones de tiempo de trabajo que se prevén en el reglamento para trabajos de aire comprimido.
Limitaciones de jornada para trabajos en cámaras frigoríficas o de congelación: Se distinguen varios supuestos, en función de la temperatura, para determinar la jornada máxima en esta clase de trabajo:
En cámaras de 0 a 5 grados bajo cero, la jornada máxima será la ordinaria con un descanso de recuperación de 10 minutos, cada 3 horas de trabajo ininterrumpido en el interior de las cámaras.
En cámaras de más de 5, hasta 18 grados bajo cero, la permanencia máxima del trabajador en el interior de las mismas será de 6 horas, con descansos de recuperación de 15 minutos, cada hora de trabajo ininterrumpido en el interior.
En cámaras de más de 18 grados bajo cero, la permanencia máxima en el interior será de 6 horas, con descansos de recuperación de 15 por cada 45 minutos de trabajo ininterrumpido en el interior de las mismas.
Podrá completarse la diferencia entre jornada normal y la permanencia máxima señalada en el interior de las cámaras frigoríficas, con trabajo realizado en el exterior de las mismas.

©2004 Elergonomista.com