Estás en: Inicio > Anatomía - Fisiología
 
Contenido
Fracturas
Esguince
Luxaciones
Hernia discal
Patología periarticular
Epicondilitis
Osteomielitis
Artritis séptica
Artritis TBC  
Tumores oseos


Anatomía, fisiología

 

El hueso tiene dos componentes: médula osea y el tejido oseo . El hueso procede del mesodermo y de la célula mesenquimal donde se diferencia el osteoclasto que al madurar pasa a osteoblasto para finalmente aparecer el osteocito. Este se organiza para formar los conductos de Havers. Una vez formado el huexo tiene una estructura caracteristica: matriz orgánica constituida en su mayor parte por colágeno, mucoproteinas sobre la matriz se depositan las sales cálcicas. El componente mineral del hueso está en continuo intercambio debido a la acción de unas hormonas: paratiroideas así como por la vitamina D que permite que se reabsorba mayor cantidad de mineral sobre el hueso. En el hueso se produce una formación y destrucción continua. En este equilibrio y en la mineralización y desmineralización pueden aparecer alteraciones: osteoporosis y osteomalacia.

El esqueleto tiene una serie de funciones:

- Sostén: estructura que sostiene todos los órganos y sistemas funcionales

- Al ser una estructura rígida sirve de apoyo para la insercción muscular, sirve para el movimiento

- Se unen por articulaciones que condicionan el movimiento

- Protegen determinadas vísceras (craneo el sistema nervioso central)

- Depósito de minerales

- La médula osea tiene como función la hematopoyesis

Desde un punto de vista morfológico:

- Huesos planos: costillas, esternón, escápula

- Huesos largos: extremidades inferiores y superiores

- Huesos cortos: tarso, carpo

Partes del hueso largo y corto

- Epífisis

- Metáfisis. Tiene forma tronco cónica. En los niños está la fisis o cartílago de crecimiento, entre la epífisis y metáfisis

- Diáfisis

Crecimiento

Los largos crecen en dos sentidos: longitud y espesor. En longitud depende de la fisis y en espesor debido al periosteo. El periosteo está adherido al hueso en los adultos, contrario a lo que ocurren en la infancia.

Articulaciones

Sindesmosis. Articulaciones carentes de movimientos (suturas craneales)

Sínfisis. La unión se produce por una sustancia fibrosa y cartilaginosa, carentes de movimiento en si, permiten pequeña elasticidad.

Sincodrosis. La unión se realiza por medio de un cartílago.

El líquido sinovial permite el movimiento.

La cavidad articular es el espacio existente entre la articulación de dos huesos. Desde el punto de vista radiológico es transparente, si hay lesión con derrame pueden separarse las superficies. La superficie articular son las dos superficies oseas por donde los dos huesos se ponen en contacto. Normalmente muy lisas. El cartílago articular es el tejido conectivo que recubre las superficies oseas. Este cartílago disminuye la superficie de fricción entre las dos caras articulares facilitando su desplazamiento. Muy resistente a las presiones. No tiene recuperación y se alimenta del líquido sinovial.

Cápsula articular

Es un manguito fibroso que rodea a la articulación y le da consistencia. Se consideran dos partes: externa; muy fibrosa e irrigada e interna; recubierta por la membrana sinovial, membrana que recubre por dentro toda la estructura de la articulación. Poco irrigada pero tiene muchas células que segregan el líquido sinovial. Funciones del líquido sinovial: lubricar la articulación, buen conductor del calor, con el frío se hace más denso, medio de nutrición del cartílago, absorbe los detritus articulares y sirve de medio de eliminación, tiene unas características químicas que impiden el desarrollo de gérmenes salvo que haya infección.

Rodetes articulares y meniscos

No están en todas las articulaciones. El rodete es una especie de anillo que puede rodear a una superficie articular para que sea más profunda. Le da mayor estabilidad. Es un anillo fibroso. Menisco: Estructura que tiene la función de almohadillar las dos superficies para conseguir una mayor estabilidad y para amortiguar la presión producida por un golpe sobre esa zona. Lo que fija una articulación es la tensión de los músculos que actuan sobre esa articulación. Las articulaciones tienen limitaciones de movimiento: limitación osea, limitación ligamentosa, limitación producida por partes blandas, limitación muscular.

©2005 Elergonomista.com