Estás en: Inicio > Esguince
 
Contenido
Fracturas
Esguince
Luxaciones
Hernia discal
Patología periarticular
Epicondilitis
Osteomielitis
Artritis séptica
Artritis TBC  
Tumores oseos



Esguince

 

Lesión traumatológica que afecta a las partes blandas de la articulación: cápsula y lígamentos llegando a producir la distensión y en ocasiones rotura parcial de las mismas.

Aparece por movimientos forzados de la articulación o impropios, concluyendo en distensión de cápsula, rotura parcial de algún ligamento, lesión del sistema de inervación de la cápsula que produce dolor intenso, hinchazón de la zona, equimosis, contractura de la zona muscular e impotencia funcional.

Tratamiento

Si no es grave se fundamenta en la inmovilización del sitio afectado. Contracciones isométricas para evitar secuelas, una vez el problema resuelto, inmovilizar la zona.

Si hay rotura total de ligamentos, tratamiento para evitar las secuelas, aparecerá dolor continuo, inestabilidad, atrofia muscular y recidivas del esguince. Muy frecuentes son los esguinces de tobillo y rodilla. El esguince de tobillo generalmente es leve y el tratamiento es conservativo; el esguince de rodilla es más complicado a priori.

Cuadro clínico

Dolor, impotencia funcional, equimosis, postura en semiflexión.

En el esguince de tobillo el tratamiento se hace en función de como se hizo el traumatismo, giro con pie fijo hasta que aparezca el bostezo articular.

En el esguince de rodilla hay que pensar en lesiones asociadas a él: ligamentos cruzados, triple lesión: ligamento interno, cruzado anterior y menisco interno (triada fatal); da lugar en muchas ocasiones a cojera.

Ante un esguince de rodilla, si es leve: inmovilización y eliminar cualquier posible derrame, contracción isométrica y al cabo de 2-4 semanas rehabilitación. Si es grave el tratamiento de entrada es quirúrgico. Hay que ver si la lesión va asociada a los cruzados o meniscos. Para los ligamentos cruzados podemos observar el signo del cajón, para ello se produce el desplazamiento de la tibia hacia el femur: delante y atrás. Choque rotuliano, cuando se hincha la rodilla por el derrame hay sangre o líquido exudado. Se explora presionando la rotula, semejante a tocar una tecla de piano, este signo indica que hay derrame articular.

Los meniscos son estructuras que favorecen una mejor posición de las carillas articulares. El menisco interno se lesiona con mayor frecuencia, suele ser por flexión. Puede haber fisura o rotura. Unicamente hay zona inervada en los bordes, si se afecta el borde hay dolor.

El cuadro clínico es dolor, hinchazón, impotencia funcional, bloqueo de la articulación. Diagnostico radiológico (artroscopia). El tratamiento inicial es conservador inmovilización, reposo, contracciones isométricas, potenciar el cuadriceps durante la rehabilitación ya que da solidez a la articulación. Una de las posibles secuelas es la inestabilidad articular para ello se potencia el cuadriceps. El tratamiento sería quirúrgico cuando hay episodios recidivantes de bloqueo articular, el bloqueo se reduce con maniobras manuales. La rehabilitación debe ser precoz tras la intervención

 

©2005 Elergonomista.com