Estás en: Inicio > Carga física > Violencia física en el ámbito laboral
 
General
Top descargas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Estadística
Imágenes
Notas técnicas
Carga física
Carga psíquica
Condiciones ambientales
Organización empresarial
Normativa comunitaria
Normativa extracomunitaria
Formación
Utilidades
Contactar
Enlaces
Galería multimedia
Suscripciones
Jurisprudencia
Servicios de Prevención
Foro
Software


 


Violencia física en el ámbito laboral

 

Ramón Ferrer Puig. Universidad de Barcelona.

3ª Jornada de la Asociación Asturiana de Ergonomía.

Los medios de comunicación nos han acostumbrado a conocer noticias sobre violencia física en entornos laborales provenientes de paises como Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Japón, etc. El entorno laboral es etiquetado tradicionalmente como exento de acciones violentas, sobre todo si esta proviene del propio personal.
Nos resulta aun extraño conocerlas en nuestro entorno inmediato, excepción hecha de atracos a empresas o entidades dedicadas al manejo de valores, a título de ejemplo. Sin embrago, algunas de estas noticias hacen referencia a violencia ejercida por el propio personal de una empresa o entidad contra otros compañeros/as del mismo entorno de trabajo. La creciente ocurrencia de estos hechos debe alertarnos ante el crecimiento de este fenómeno, y aplicar las medidas preventivas necesarias para su erradicación.
La violencia que se ha convertido en amenaza cotidiana para trabajadores de servicios de transporte, personal de entidades financieras y administrativas, trabajadores hospitalarios, de servicios de seguridad, docentes, etc. no debe silenciarse. El creciente problema debe afrontarse como tal, y mejor en sus etapas incipientes, antes de que se convierta en un reflejo estadístico habitual como es el caso de algunos de los paises mencionados.
Las medidas de seguridad no son, en muchas de las ocasiones, suficientes para disuadir a los posibles agresores, tanto más cuanto éstos sean parte de la propia plantilla, o se trate de clientes/pacientes descontentos con el servicio ofrecido o proporcionado. La formación y entrenamiento del personal, el rediseño organizacional de las tareas, etc. surgen como elementos primordiales para su evitación.
Distintos organismos europeos están afrontando el problema, y podemos hallar publicaciones sobre el tema, como parte de sus programas en prevención de riesgos laborales, proponiendo distintas soluciones, actualmente a nivel experimental, para frontar la problemática.
¿Qué magnitud presenta el problema en nuestro pais? ¿En que formas se manifiesta? ¿Que sectores son los más afectados? ¿Que coste representa para las victimas, las empresas y la sociedad en general? ¿Por qué aparece?.
Los pocos datos que tenemos de nuestro entorno muestran que la tónica seguida anteriormente por otros paises se está implantando de la misma manera que lo hizo en otros paises que la atribuyen a factores derivados del cambio organizativo laboral en los últimos 25 años, con implicaciones económicas y culturales.
En los Estados Unidos, las estadísticas señalan que el homicdio se ha convertido en la segunda causa de muerte, a nivel laboral (la primera en el sector femenino). 20 trabajadores mueren semanalmente y 18.000 son agredidos en su puesto de trabajo. En el Reino Unido las encuestas indicaron 11.000 agresiones reportadas anualmente. En Francia 2000 agresiones anuales reportadas por el personal de transporte estatal. En Japón casi 2.000 reportes de agresiones en un período de 6 meses, y aun tenemos reciente la noticia de un empleado que se suicidó y causo la muerte de otros compañeros de la empresa de mensajería y policías, por una reclamación de atrasos salariales. Si unimos a estos casos la violencia sexual, las cifras aumentan significativamente.
En la Union Europea, la Tercera Encuesta sobre Condiciones de Trabajo indica una media de un 6% de personas víctimas de violencia física (6,85) en España). Conviene diferenciar, en estas encuestas y en los estudios que se realicen sobre violencia, entre los conceptos de abuso, amenaza o salto y, evidentemente, de la violencia de índole psicológica. También considerar que sus consecuencias no son unicamente inmediatas, sino que pueden ser retardadas y/o acumulativas.
Los grupos de víctimas implicados en este tipo de acciones son el personal de ventas, seguridad, emergencias, sanidad, educación, reparto, etc. Los perfiles de agresores y víctimas no se presentan clarificadores, aunque existen factores situacionales que facilitarian la aparición de estos comportamientos. Los factores organizativos destacan entre ellos, y los costes que sobre repercuten estas organizaciones son variados e importantes; no es unicamente la víctima directa de la agresión la que paga sus consecuencias.
La prevención del fenómeno pasa por la elaboración de procedimientos específicos de investigación, el estudio de la cualtura organizacional y la identificación previa de posibles agresores. La legislación existente en nuestro entorno es aun insuficiente y como en otros factores laborales, con un matiz destacadamente dedicado a su tratamiento a posteriori.

©2004 Elergonomista.com