Estás en: Inicio > Fungicidas
 
General
Páginas más visitadas
Elergonomista
Objetivos
Contenido
Ecología y salud
Sanidad ambiental
Higiene y sanidad ambiental.
Abastecimiento del agua
Aguas residuales
Residuos sólidos
Residuos industriales
Contaminación de la atmósfera
Contaminación ambiental  
Epidemiología
Método epidemiológico
Epidemiología descriptiva
Demografía
Estadística sanitaria


Fungicidas

 

Como fungicida se entiende como tal las moléculas que actúan sobre hongos patógenos que producen enfermedades criptogámicas. Los hongos son microorganismos con núcleo (son eucariotas), caracterizados por tener pared celular, ser incapaces de fotosintetizar y se reproducen por vía sexual o asexual; en ambas se forman esporas las cuales pueden permanecer en vida latente mucho tiempo. Las esporas resisten temperaturas extremas, sequía. Los hongos al no fotosintetizar necesitan obtener alimento a partir de materia orgánica muerta (hongos saprofitos) o viva (parásitos). Los que viven a expensas del vegetal pueden reducir considerablemente la producción agraria.
Hay un grupo de hongos parásitos muy importantes: micorrizas, los cuales asociados a las raíces de plantas leñosas ayudan a las plantas absorben ciertos nutrientes,como Cu,Zn y P. Los fungicidas se pueden aplicar al:
Suelo:se usan para el control de hongos que parasitan órganos subterráneos y /o semillas en germinación.
Planta:se aplican para controlar enfermedades provocadas por hongos que afecten a tallos, hojas, flores y frutos. En este caso se distinguen dos tipos de fungicidas:
a) de contacto: son incapaces de penetrar en el interior del vegetal.
b) sistémicos: atraviesan la cutícula y alcanzan vía floema diferentes puntos del vegetal.
Tipos de hongos
No todos los hongos parasitan a la planta de la misma forma; hay dos tipos de hongos según el lugar donde crezcan:
Epifitos:hongos de crecimiento externo.
Endofitos:hongos de crecimiento interno.
Los epifitos crecen exclusivamente en la superficie del vegetal, dan lugar a que el órgano se recubra de una masa algodonosa blanca o gris. Esta masa es el micelio del hongo,el cual recubre la superficie de la epidermis;también hay una pequeña parte del micelio que crece dentro de la planta para conseguir nutrientes .A este grupo de hongos pertenecen los OIDIOS. Los epifitos se controlan con fungicidas de contacto de aplicación foliar. El ataque de estos hongos es reconocido con facilidad y no se confunde otras plagas o enfermedades.
Los endofitos son los más numerosos; en ellos el micelio se desarrolla en el interior de tejidos vegetales, aunque hay casos en que aparentemente el micelio crece en el exterior para que las esporas se puedan dispersar. Los síntomas del ataque de endofitos son cambios de coloración, manchas, moteados y clorosis (a veces se confunden con deficiencias nutritivas) y podredumbre del tejido vegetal. Para controlar este tipo de hongos hacen falta fungicidas que penetren al interior de la planta (fungicidas sistémicos).
Para ambos tipos, las enfermedades causadas por hogos aparecen siempre de la misma manera: en la superficie del vegetal se deposita una espora, la cual bajo condiciones ambientales favorables (alta humedad y T templada) germina; luego el hongo penetra al interior del tejido (caso de ser endofito) o crece en superficie (epifito).
Los tratamientos para hongos pueden ser:
Preventivos: encaminados a evitar la germinación de las esporas. Se usan fungicidas de contacto. Previene la infección.
Curativos:si objetivo es destruir el micelio ya formado. Se usan fungicidas de contacto para epifitos y sistémicos para endofitos.
La incidencia de una ataque por hongos no es la misma todos los años; depende de las condiciones ambientales. Las infecciones suelen ser en primavera y otoño para cultivos a la intemperie, mientras que en cultivos protegidos suceden en todas las estaciones. Los fungicidas se usan mucho en los cultivos, ya que existen muchos tipos de hongos y también porque existe resistencia de hongos a un determinado fungicida. Si el fungicida tiene un punto de acción muy concreto, más fácilmente aparece la resistencia al fungicida.

©2005 Elergonomista.com